Jengibre: historia, cultivo, propiedades y uso culinario

Según el Código Alimentario Argentino, en su capítulo XVI Artículo 1223, se entiende con el nombre de Jengibre “el rizoma lavado y desecado del Zingiber oficinal Roscoe, decorticado (jengibre blanco o pelado) o no (jengibre gris)”.

Historia

El jengibre es una raíz originaria del sudoeste asiático, más concretamente de China y parte de la India. Crece en casi cualquier clima tropical, es por ello que en la actualidad se encuentra de manera dispersa.

Los países orientales consideran al jengibre esencial en la dieta diaria, como preventivo de enfermedades y colaborador de la digestión.

El jengibre molido es utilizado para la elaboración del tradicional pan de Navidad, en la preparación de pasteles y galletitas, confituras, mermeladas, bebidas, así como en la obtención de la cerveza de jengibre.

Tambíen te puede interesar  Butifarras

Esta planta es una de las más populares de la medicina tradicional china, y en ella el jengibre es conocido como Jiang, que significa «defender».

Cultivo

Necesita mucho sol y también humedad elevada. Requiere suelos profundos, ricos en materia orgánica, aunque también prospera en los arenosos bien drenados.

En Argentina los cultivos se realizan en la zona del noreste, particularmente en la provincia de Misiones. En los últimos años se incrementó su presencia en ferias y mercados regionales.

Propiedades

El jengibre contiene compuestos llamados gingeroles que actúan inhibiendo la síntesis y liberación de prostaglandinas, los que le confieren efecto analgésico. También posee efecto antioxidante por su acción sobre la actividad de radicales libres. Asimismo, posee enzimas proteolíticas que le otorgan acción antiinflamatoria. Los gingeroles también tienen un marcado efecto sobre la motilidad gastrointestinal, disminuyendo espasmos.

Tambíen te puede interesar  Tomates rellenos con queso y cebolla

Conservación

Se puede conservar en el refrigerador envuelto en papel aluminio hasta 3 semanas o en el freezer durante un año.

Uso culinario

Además de sus propiedades, el jengibre es una especia que complementa muchos platos. Lo mejor es usarlo en pequeñas cantidades por su sabor fuerte. Se puede utilizar en los adobos de carne y vegetales; o añadir el jengibre finamente picado para frituras, sopas y aderezos caseros para ensaladas. Para conseguir un sabor más fresco, se puede agregar el jengibre fresco molido a las preparaciones.

Deja una respuesta