huevos salmonella

¿Qué es la Salmonella?

La Salmonelosis es una enfermedad zoonótica infecciosa (se transmite de los animales al hombre), transmitida a través de una gran variedad de alimentos y muy asociada a carnes y subproductos de aves, incluidos los huevos. Rara vez es mortal -excepto en niños muy pequeños, ancianos e inmunocomprometidos-.

Es producida por la bacteria Salmonella y se presenta como enterocolitis aguda, con aparición repentina de cefalea, dolor abdominal, diarrea, náusea y, a veces, vómito. La deshidratación puede ser grave, casi siempre hay fiebre, y la anorexia y la diarrea persisten durante varios días.

El consumo de alimentos contaminados es la causa principal. Otra fuente importante es el contacto con animales o sus heces.

Alimentos comúnmente asociados

Las Salmonella pueden contaminar muchos tipos de alimentos desde carne y huevos, a frutas y vegetales. Sobreviven durante mucho tiempo en los alimentos. Los manipuladores de alimentos y las personas a cargo del cuidado en granjas/ criaderos también pueden, por prácticas higiénicas pobres, contaminar sus manos.

Presentación clínica

Los síntomas son: náuseas, vómitos, dolores abdominales, diarrea, fiebre, dolor de cabeza; comienzan entre 6 y 72 horas después de la exposición y duran de 4 a 7 días, dependiendo de factores del huésped, dosis ingerida. La enfermedad puede presentar complicaciones: deshidratación septicemia o abscesos localizados en órganos internos y/o articulaciones.

Leé también Consejo para el consumo de huevos

Medidas preventivas

Las medidas preventivas buscan evitar que Salmonella llegue a los alimentos

1. Mantenga la higiene

Las superficies, recipientes, utensilios y equipos de trabajo que se utilicen para elaborar productos con huevo crudo y otros alimentos crudos como carnes

Lavar las manos con agua y jabón antes y después de manipular huevo crudo o carnes crudas, después de ir al baño y después de tocar animales, alimentos de las mascotas o su entorno.

Lave con abundante agua segura y en forma minuciosa las frutas y verduras, especialmente si se van a consumir crudas.

2. Elija alimentos seguros

Consuma leche y derivados pasteurizados.

Prefiera huevos frescos en su período de aptitud (ver fecha de vencimiento),

Evite consumir alimentos que contengan el huevo crudo o poco cocido.

3. Evite la contaminación cruzada

Separe carnes crudas de otros alimentos en todo momento: cuando realiza las compras, al almacenar en heladera y durante la preparación de las comidas/platos.

No lave pollo crudo o carne cruda antes de cocinarlos ya que esto propaga gérmenes en la cocina

4. Cocine los alimentos completamente

5. Mantenga temperaturas seguras durante toda la preparación

No deje las preparaciones por más de una hora a temperatura ambiente, especialmente en verano.

Mantenga los alimentos elaborados con huevo crudo como la mayonesa, salsas, helados, cremas, masas de pastelería a temperaturas seguras (calientes por encima de 60ºC o refrigerados en la heladera) hasta su consumo. Tras su consumo, refrigerar los excedentes inmediatamente y desecharlos transcurridas las 24 horas.

Deja una respuesta