Sopa de ajo

Un sofrito de uno o dos ajos medio cortados y cebolla y, finalmente, tomate, bien troceado todo. En el último instante lo colorearemos con una cucharadita de pimentón, trasladando el conjunto a una cazuela, vertiendo en seguida el agua y la sal precisas.

Puede ser agua natural, o agua en la que hayamos cocido un hueso de jamón, o añadiendo al caldo una pastilla de “Starlux, Gallina Blanca, Magic”, etc.

Puede enriquecerse añadiéndole, ya cocido todo, un huevo o dos batidos y moviendo sin cesar la sopa.

O dejando caer en cada plato un huevo crudo, y vertiendo la sopa en cada uno casi hirviendo. 

Podés seguir a Recetas de Cocina en nuestras redes sociales Facebook y Twitter y ver nuestras recetas también en Youtube

Tambíen te puede interesar  Sopa de caracol

Deja una respuesta