SOPA DE ARVEJAS

Esta sopa la hice con arvejas secas cortadas porque son las que suelo tener en casa, pero se puede hacer con cualquier otro tipo que ustedes tengan a mano:

•Arvejas secas: Puede parecer más tediosas por que necesitan una hidratada previa, pero sinceramente ni me doy cuenta de este paso porque en general con una hora alcanza así que no necesitamos ser demasiado precavidos. Para sopas o arroces son ideales porque toman un color tan vivo que le agregan luz a lo que hagan.

•Arvejas de lata: Aunque últimamente estoy descartando casi todo lo que venga enlatado, todavía me gusta usarlas en una especie de guiso con tomate hongos huevo y arvejas que hago cada tanto, porque son carnosas pero el color es otra historia.

Tambíen te puede interesar  Huevo escocés

•Arvejas congeladas: Las que vienen congeladas son carnosas dulces y coloridas y encima no necesitan hidratarse…. con lo cual creo que son la mejor opción para tener a mano.
Mi freezer es muy chiquito todavia, tengo de esas heladeras bajitas en donde no entra nada, pero en cuanto me compre una heladera más decente arranco con los congelados!!!

Para esta sopa usé leche de coco. Sinceramente en Argentina es todavía un producto caro y poco rendidor porque como toda leche, una vez abierta tiene que consumirse en un tiempo corto. Pero es tan beneficiosa por sobre la leche de animal que vale la pena. Es más espesa que la leche de vaca, y aunque contiene grasas saturadas, es una buena opción para los que esten intentando bajar de peso porque a diferencia de las leches provenientes de animales, las grasas que contiene esta leche son transformadas por el cuerpo en energia en vez de ser almacenada como grasa. El gusto es espectacular, pero no contamina las preparaciones, si estamos haciendo sopa de calabaza no nos va a quedar con gusto a coco, pero sí le agrega una cremosidad y un cuerpo similar al efecto de la crema de leche de vaca.
En definitiva es buenísima para agregar en cualquier sopa o puré que preparen.

Tambíen te puede interesar  Pasta ratatouille

Qué necesito
1 cebolla picada
1 diente de ajo picado
1 litro de caldo de verduras
400 gr de arvejas
1/2 taza de leche de coco
1 pizca de cilantro
1 cda manteca o aceite de oliva
Pimienta
Sal (si el caldo de verduras no tiene sufieciente sal, sino no es necesario)

Paso a paso

• Preparo 1 litro de caldo de verduras y reservo.
• En una cacerola caliente salteo el ajo y la cebolla picada con la manteca o el aceite de oliva, como prefieran, hasta que las cebollas estén tiernas.
• Agrego el caldo de verduras y las arvejas y dejo a fuego lento durante 20 o 30 minutos, hasta que las arvejas tomen consistencia y color. (testear con varias hasta que estén blandas)
• Retiro del fuego y agrego el cilantro, la leche de coco y pimienta. Corrijo la sal si hace falta.

Deja una respuesta