Tarta de queso de limón sin horno

Esta tarta de queso de limón es ideal cuando queremos sorprender con un postre, su textura es increíble, es super cremoso y la combinación de lo dulce con lo cítrico del limón es inigualable.

Es fácil de digerir, refrescante y fácil de preparar ¿Qué mas podemos pedir?.

Si eres amante de los cítricos puedes modificar esta receta y en vez de agregarle zumo de limón, puedes agregarle zumo de naranja y te aseguro que también estará super divina, 2 recetas en una, fabuloso, vamos a ello.

Esta receta es para 10/12 raciones por lo que te recomendamos un molde de 20cm.

INGREDIENTES
La realización de la base de esta tarta de queso de limón sin horno es:

Tambíen te puede interesar  Sorbete de Limón

200 gramos de galletas tipo María, aunque personalmente recomendamos lotus, queda muy bien aunque emplea las que mas te gusten.
90 gramos de mantequilla o margarina (tener a temperatura ambiente).
Por otro lado para el relleno para esta tarta de queso usaremos los siguientes materiales:

250 gramos de queso mascarpone.
200 mililitros de nata para montar de 35% materia grasa.
Tres láminas de gelatina sin sabor.
100 mililitros de zumo de limón.
50 gramos de azúcar blanco para el limón.
50 gramos de azúcar blanco para la nata.
ELABORACIÓN
Engrasar el molde o poner un papel siliconado/sulfurizado o también llamado papel de horno.
En un robot de cocina o licuadora vamos a meter las galletas dónde las trituraremos hasta que estén hechas polvo.
Procedemos a derretir nuestra mantequilla en el microondas, unos segundos serán suficientes.
Iremos incorporando la mantequilla poco a poco hasta obtener una masa homogénea que será nuestra base de la trata de queso, lo pondremos en nuestro molde ayudándonos con la palma de la mano o incluso con un vaso para que puedas aplanar de una manera perfecta.
Vamos a refrigerar en el frigorífico unos minutos, mientras preparamos el relleno.
En un recipiente hondo pondremos la nata para montar con la azúcar, nos vamos a ayudar con unas varillas.
Una vez este montada la nata vamos a incorporar el queso mascarpone.
Pondremos a hidratar las hojas de gelatina (sigue las instrucciones del fabricante).
Una vez hidratamos las hojas de gelatina las vamos a incorporar en el zumo de limón y con la azúcar.
Incorporamos todo en el recipiente hasta que todo esté bien integrado.
Pondremos la mezcla en nuestra base y lo vamos a refrigerar por 8 horas (si pasa el día entero, mucho mejor).
Por último, decoramos nuestra tarta con un poco de ralladura de limón y a disfrutar.

Tambíen te puede interesar  FLAN DE DULCE Y CAFE

Deja una respuesta