Brócoli con Champiñones

En esta receta vamos a preparar un delicioso plato de brócoli con champiñones. Si te gustan las recetas de verduras seguro que te encanta, un plato rápido y con unos ingredientes muy sanos.

Ingredientes:

– Champiñones, 100 gramos
– Brócoli, 200 gramos
– 2 ó 3 dientes de ajo
– Vino blanco
– Agua
– Aceite de oliva

Preparación:

Para empezar esta receta primero vamos a lavar muy bien los champiñones, quitándole muy bien la tierra que puedan tener cuando los hemos comprado. Los champiñones son un tipo de hongo que son muy sanos y aportan pocas calorías, unas 22 por cada 100 gramos. Después de lavarlos los dejamos echados en un bol con agua y limón, para que se vayan limpiando de impurezas. Mientras sigue con la receta.

Se lava igual de bien el brócoli, debajo del agua del grifo, y lo cortamos a tiras de tamaño adecuado. Pela la cebolla y la picas en tiras juliana, que sean muy finitas y no muy largas. La cebolla se puede pelar prácticamente con la mano, aunque puedes ayudarte de un cuchillo para cortarle el tallo. Para picarla si tendremos que utilizar un cuchillo lo más afilado que tengamos y una tabla de madera o plástico duro de cocina. El ajo se pela y se corta en finas láminas, tampoco deben quedar demasiado pequeños los trozos.

Pon a calentar una sartén con un chorrito de aceite de oliva, cuando empiece a humear echa los ajos y la cebollita para que se vayan pochando. Lo mejor es echar primero los trozos de cebolla y después los de ajo, pues la cebolla necesita de más tiempo para pocharse que el ajo. Para rehogar estas verduras hay que poner el fuego a temperatura más bien suave, si le das mucha intensidad el ajo se quemará rápidamente y se estropeará. Remueve y a los pocos minutos verás cómo están pochados, en ese momento echa los champiñones bien troceados y luego las tiras de brócoli.

Ponemos la intensidad del fuego baja y deja todas las verduras rehogándose unos diez o doce minutos aproximadamente. Remueve con una paleta a menudo para que no se peguen al fondo de la sartén, siempre con cuidado de no arañar el fondo de la sartén. Te recomendamos utilizar una paleta de plástico para rehogar, son más blandas y no hacen tanto daño a la sartén, las de metal con el tiempo acaban despegando la capa que evita que se peguen los alimentos al fondo. A continuación añade medio vasito de agua, medio vasito de vino y un toque de sal. Deja que se cuezan un poco en el agua con el vino, cuando veas que los champiñones y el brócoli están al dente los apartas y sirves en caliente. Puedes añadir a última hora un huevo estilo revuelto.

Deja una respuesta