recetas de cocina

Pollo Eslabajao

Ingredientes
6 muslitos de pollo
3 dientes de ajo
2 cebollas medianas-grandes
2 zanahorias
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
Sal
Pimienta
Orégano
Romero
Aceite de oliva virgen extra

Manos a la obra

Hoy nos ponemos manos en la masa con una receta de pollo fácil, muy sabrosa y por encima de todo, riquísima.

La receta en si no puede ser más sencilla, ya que es un pollo guisado a fuego lento sólo con cebolla y un poquito de zanahoria, sin nada mas, lo que hará que se vaya guisando muy poco a poco en su propio jugo y en el de la cebolla (que queda como caramelizada), dando como resultado unos muslitos muy jugosos y con una salsa con la que no podrás dejar de mojar pan. Un claro ejemplo de que muchas veces, sobre todo en la cocina, menos es más.

Tambíen te puede interesar  Pastel de ciruela

Para los detractores de la cebolla, tranquilidad por que al partirla en tiras podréis retirarla sin problema. No hemos probado a triturar la salsa, pero esa sería otra opción.

Bueno no nos enrollamos más, vamos al lio con la receta de pollo eslabajao.

Cómo preparar el pollo eslabajao

1º.- Ponemos en una olla, lo suficientemente grande para que podamos cocinar los musiltos sin que se monten, aceite de oliva virgen extra y 3 dientes de ajo, a fuego medio, para que el aceite coja el sabor del ajo sin que se nos quemen. Mientras, vamos salpimentando los mulsitos de pollo, y especiándolos con orégano y romero (opcional, puedes usar las hierbas que quieras).

Tambíen te puede interesar  Calamar asado con limón y ajo

2º.- Sacamos los ajos para que no se quemen, y doramos bien el pollo.

3º.- Una vez que tengamos dorados los muslos de pollo por ambos lados, añadimos la cebolla, que habremos cortado en tiras, y la zanahoria cortada en rodajas no excesivamente gruesas. Ponemos un poquito más de sal, sobre todo por la cebolla para que sude más, y tapamos. Dejamos cocinar a fuego medio-bajo durante aproximadamente 40-45 minutos, vigilando siempre.

4º.- Mientras se va haciendo el pollo a fuego lento, freímos un pimiento rojo y un pimiento verde, que pondremos por encima del guiso de pollo eslabajao una vez que esté completamente cocinado. Se podrían poner los pimientos crudos directamente en la cazuela pero al ser una cocción de larga duración quedarían excesivamente blandos. Como siempre es una sugerencia, todo al gusto del consumidor.

Tambíen te puede interesar  Magdalenas sin gluten, sin azúcar y sin lactosa

¡Listo! Pasados esos 40-45 minutos tendremos unos muslitos de pollo extra jugosos, con una cebolla y zanahoria muy blanditas y caramelizadas, y una salsa sabrosísima para mojar pan sin parar. Puedes acompañar de un puré de patatas casero o una ensalada de tomate y aguacate y tendrás un menú completo, saludable y muy rico. ¡Qué aproveche!

Deja una respuesta